Un viaje a Roma para descubrir el nuevo rostro de la gama masculina de Acqua di Parma

En el corazón de Roma, la Piazza di Spagna atrae a turistas que caminan en los escalones que lo conectan con la iglesia de Trinità dei Monti. En este entorno se encuentra la tienda romana del perfumista italiano Acqua di Parma. En medio de este conjunto de mármol blanco, donde se exponen las colonias que hicieron el éxito de la marca, una mujer con manos ágiles fabrica las brochas de afeitar firmadas por Acqua Di Parma. Más acostumbrada al taller toscano que a la tienda romana, la artesana, acompañada por su jefe, tuvo tiempo de reubicarse, demostrar su experiencia y responder preguntas de un puñado de periodistas franceses invitados el pasado febrero por Acqua di Parma para descubrir la nueva versión de su línea de cuidados para hombres llamada Barbiere.


La fachada de la tienda Acque di Parma de la Piazza di Spagna en Roma - DR

Lanzada en 2006 con seis productos, la gama que llega a Francia (en la red selectiva y en la tienda parisina) se ha duplicado en volumen, ofreciendo un champú, un sérum o incluso una crema de modelado para la barba (de 34 a 44 euros).

"La demanda por el cuidado masculino está aumentando. También es por esta razón que hemos trabajado y enriquecido el mundo de Barbiere ", explicó Laura Burdese, CEO de Acqua di Parma. Y para adherirse mejor al ADN de la marca, los productos han dejado de lado el tono marrón y ahora están adornados con amarillo, el color icónico de Acqua di Parma, mientras que las fórmulas se perfumaron con toques de Colonia, su perfume clave y éxito de ventas nacido en 1916 en Parma.

Acqua di Parma, que el año pasado suspendió de manera silenciosa su línea de cuidados para mujeres Italian Resort, ahora realiza el 55 % de sus ventas mundiales con referencias a hombres. La marca tiene la intención de capitalizar este mercado de los cosméticos masculinos y debería alcanzar los 60 700 millones de dólares en 2020 o 51 400 millones de euros, un triple aumento respecto a 2015.


Productos de la gama La Barbiere - DR

Y para cuidar a esta clientela masculina, Acqua di Parma refuerza su gama de servicios. Como en la tienda romana donde, trabaja un peluquero de lujo a plena vista, un servicio con cita previa también ofrecido en sus tiendas de Dubái, Miami y Milán, la tienda parisina de la marca ubicada en el número 6 de la rue des Francs-Bourgeois también se hará cargo del vello facial de los hombres a partir del mes de abril. Un servicio que, esta vez, será operado por un socio, el salón La Barbière de París.

Vendida en 2001 por un trío de empresarios italianos compuesto por Diego della Valle (Tod's), Luca di Montezemolo (presidente de Ferrari) y Paolo Borgomanero (La Perla) al grupo LVMH, Acqua di Parma ahora evoluciona dentro de la división Perfumes & Cosméticos del gigante de lujo. Con Guerlain, Parfums Christian Dior o Make Up Forever, la división realizó en 2018 una facturación de más de 6000 millones de euros. Y aunque LVMH no ha detallado los desempeños de sus marcas, Acqua di Parma ha experimentado un crecimiento de dos dígitos durante varios años.


Al fondo de la tienda romana de Acqua di Parma, un barbero se ocupa de las citas que piden los hombres. - DR

Además de sus boutiques en Milán, Roma, París, Miami, Dubái y la permanente Barberia en Selfridges, Londres, Acqua di Parma está presente en casi 2000 establecimientos en todo el mundo, 200 de ellos en Francia. La marca, que actualmente realiza casi el 65 % de sus ventas en la región de Europa y Oriente Medio, también espera que el desarrollo en China impulse su crecimiento. "Ya tenemos dos tiendas allí y planeamos abrir cuatro más este año", indicó Laura Burdese.

Acqua di Parma prevé también nuevas aperturas en Europa y en el mundo con un nuevo concepto de boutique concebido para invitar al público a vivir el “estilo italiano”.

Traducido por Rocío Alonso Lopez

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

PerfumeríaCosméticaEstéticaBelleza - OtroTurismoColección
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER