Vivarte: Los empleados frente a la amenaza del desmantelamiento

Tres presidentes en un año. La preocupación es más que evidente en Vivarte, cuyo último dirigente, Stéphane Maquaire, fue retirado del cargo por los accionistas tan sólo seis meses después de su llegada. La decisión fue el fruto de desacuerdos, en particular sobre la estrategia para el desarrollo de los centros urbanos, como parte del plan de relanzamiento.

Manifestación frente a la tienda de André Saint-Lazare (París) en junio - CGT

La decisión de los accionistas del Consejo de Administración ha disgustado incluso al presidente del mismo, Pierre-Antoine Galli. El expresidente de la Cámara de Industria y Comercio de París, quien fue nombrado en el cargo en abril, ha decidido retirarse, lo que no ayuda a tranquilizar a los empleados del grupo. Además asusta un poco más a los ya asustados representantes sindicales frente a los despidos de los últimos meses. Los representantes consideran que el nuevo presidente, Patrick Puy, es un "ejecutor/demoledor".

"Él (Stéphane Maquaire, n. de la r.) ha batido todos los records: menos de un año", afirmó el sindicato CFDT Vivarte, que señaló como culpables a los fondos de pensión estadounidenses accionistas Alcentra, Babston y Oaktree. "Los fondos de pensiones buitre quieren a toda costa que persiga el desmantelamiento de nuestro grupo sin obstáculos. Nos encontramos una vez más abandonados a nuestra suerte". "Los accionistas ya no hablan sobre la negociación de la deuda que estaba en curso", afirma otro representante, quien considera que el presidente saliente paga con su cargo el hecho de no haber generado "efectivo" lo suficientemente rápido.

El CGT reconoce la salida de Stéphane Maquaire, pero se muestra más preocupado por su reemplazo. "Éste es el hombre que va a destruir todo y que venderá aún más filiales", dijo el representante de la marca André a los empleados. "Para mí, esto va a ser una gran catástrofe social al interior del grupo Vivarte". Esta aserción es apoyada por una lista de empresas de diferentes sectores reestructuradas por Patrick Puy, en las que se realizaron despidos bajo su mandato.

Todos los representantes contactados evocan especialmente una entrevista brindada por el nuevo CEO. En el video se ve como Puy da consejos para un plan social bien realizado. "Debemos (...) aceptar hacer cosas que no son normales, no son morales, no son justas... Sin pensar en el desarrollo de la empresa después. Porque no serás tu quien dirija esta empresa después", explica Puy.

¿Es cuestión de política? "Es repugnante", resume un funcionario sindical. "Es un grupo que no está mal, pero ellos (los accionistas, n. de la r.) lo están acabando con la idea de disolver, vender y conseguir dinero. Un grupo que emplea un 80% de trabajadores inestables y 50% de mujeres. Y ningún político se inmuta".

FashionNetwork.com intentó contactar a los portavoces del grupo Vivarte pero estos no quisieron responder a nuestras solicitudes.

Vivarte emplea a 17.000 personas en Francia. En 2014, la primera renegociación de la deuda había dado lugar a una fuerte reestructuración social, con el lanzamiento en 2015 de cuatro planes de salvaguarda de empleo para las marcas La Halle, Kookaï, Défi Mode y André. Esto incluía principalmente la supresión de 1.850 puestos.

Traducido por Hernández Moya Sebastián

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - CalzadoDistribución
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER