×

Vivarte no podrá pagar su deuda a tiempo

Por
AFP
Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
today 12 jul. 2019
Tiempo de lectura
access_time 3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Vivarte, dueño de Caroll y La Halle, no podrá cumplir con la fecha de vencimiento de su deuda en octubre y quiere activar el mecanismo para transferir la propiedad a sus acreedores, según declaró al periódico Echos su presidente, Patrick Puy. Él asegura que esta operación no tendrá consecuencia en el plano social.


Patrick Puy - DR


"No podremos cumplir con nuestro plazo inicial de octubre por un monto de 300 millones, de los cuales ya hemos reembolsado 200 millones gracias a las cesiones", dijo Patrick Puy en una entrevista con el diario financiero que se publicará este viernes.
 
Por ello, Vivarte propuso a sus acreedores y accionistas de fondos de deuda, reunidos el jueves en Londres, "activar el mecanismo de fideicomiso (es decir, transferencia de propiedad) previsto en el marco de esta renegociación", indicó.

Si se acepta esta propuesta, "los actuales accionistas perderán sus acciones, por un importe total de 460 millones de euros, los acreedores (de otros fondos de deuda) se convertirán en accionistas y la empresa dejará de tener deuda", aseguró Patrick Puy.
 
Para explicar esta situación, el presidente de Vivarte se refiere a la crisis de los "chalecos amarillos", que tuvo un "impacto dramático" en el comercio minorista y provocó que Vivarte perdiera "30 millones de euros en cifra de negocios y 15 millones de euros en márgenes".
 
Además, "no hemos recibido una oferta satisfactoria para la marca de zapatos Minelli que habíamos puesto a la venta". "Sin embargo, esta cesión era importante para pagar parte de nuestra deuda", agregó.
 
Por otro lado, "la probabilidad de vender Cosmoparis y San Marina en buenas condiciones es muy alta". "Podríamos firmar en septiembre, para un cierre de operaciones en diciembre", detalló.
 
Según Patrick Puy, esta situación no tendrá consecuencias en el plano social, "al contrario, incluso si Vivarte ya no tuviera deuda podrá invertir más en su desarrollo”. "Mañana sólo habrá un objetivo: la valoración de los activos”, manifestó.
 
El grupo de distribución, que se encuentra al final de un plan de reestructuración de tres años que le ha llevado a separarse de la mayoría de sus marcas, anunció el pasado mes de diciembre que había reducido sus pérdidas de 305 millones de euros a 122 millones de euros a finales del ejercicio 2017-2018 cerrado el 31 de agosto.
 
El anuncio de Vivarte, que había reconocido anteriormente que había sufrido por las manifestaciones de los "chalecos amarillos", se produce después de que se publicaran estudios que sugieren que el conjunto de las empresas francesas había resistido mejor que lo previsto la serie de manifestaciones, en ocasiones violentas, sinónimo de tiendas cerradas durante los fines de semana en muchos centros urbanos y zonas comerciales.
 
Según el gabinete Altarès, entre abril y junio se iniciaron 209 procedimientos de salvaguardia, un 11,8 % menos que en el mismo período del año pasado. Las liquidaciones judiciales directas disminuyeron un 4,4 % (8387 procedimientos), mientras que las liquidaciones judiciales se mantuvieron prácticamente estables (3751 procedimientos, un alza del 0,3%).
 
Además, el Ministerio de Economía francés ha anunciado la puesta en marcha de ayudas a las empresas para que puedan dejar pasar las críticas sin reaccionar durante la crisis. Según la Dirección General de Empresas (DGE), este dispositivo puesto en marcha por el ministerio ha permitido un reparto de más de 112 millones de euros en prestaciones de la Seguridad Social y 104 millones en créditos fiscales.

Copyright © AFP. Todos los derechos reservados. La reedición o redifusión de los contenidos en esta pantalla está expresamente prohibida sin el consentimiento escrito de AFP.