×
Por
Europa Press
Publicado el
21 feb. 2011
Tiempo de lectura
5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Ágatha Ruiz de la Prada, fiel a su estilo, llena de colores la pasarela Cibeles

Por
Europa Press
Publicado el
21 feb. 2011

- Montesinos rinde homenaje a Matt Lamb con su colección 'Umbrellas' y Roberto Torreta mezcla lo mejor del pasado con la frescura del futuro

MADRID, 19 (OTR/PRESS) - Los tres últimos diseñadores que subieron a la pasarela Cibeles en su segunda jornada hicieron brillar a sus modelos con luz propia. Abría la tarde Agatha Ruiz de la Prada, con sus originales diseños inigualables, llenos de color para una mujer que se atreve con todo. Posteriormente Francis Montesinos hizo del desfile un homenaje al creador, pintor y escultor americano Matt-Lamb con su colección 'Umbrellas'. Para finalizar el día, Roberto Torreta jugó con la temporalidad uniendo lo mejor del pasado y del futuro, para dar a la mujer la comodidad necesaria para su día a día.

Agatha Ruiz de la Prada, Cibeles Madrid Fashion Week
Agatha Ruiz de la Prada


La diseñadora Agatha Ruiz de la Prada fue la encargada de abrir la segunda jornada vespertina de la Cibeles Madrid Fashion Week con una colección en la que presentó a una mujer que es capaz de brillar con luz propia en un mundo cada vez más oscuro. Arropada por un público abarrotado y entregado, entre los que destacaba su 'incondicional' Pedro J. Ramírez y el futurólogo Octavio Acebes, la modista madrileña, que cumple 30 años desde que hiciera su primer desfile, ha presentaba las tendencias que se llevarán para el otoño - invierno 2011.

Siendo fiel a sí misma, Agatha presentaba a una mujer alegre que se atreve con todo. Así, destacaban las vestidos entallados y largos, trajes de chaqueta, pantalones entallados, chaquetas torera, jersey ceñidos, abrigos largos o cortos que la aportan la comodidad necesaria para el día a día. No obstante, la mujer de Agatha también es capaz de decantarse por vestidos con volantes y elegantes blusas adornados con originales volantes y pantalones vaqueros pitillos, que aportan a la mujer de Agatha una sencillez a la que poco nos tiene acostumbrados. El rojo, blanco, fuscia, rosa, verde, amarillo, azul, naranja... son la gran variedad de colores que presentaba la diseñadora madrileña en esta colección.

Las formas, otro de sus señas de identidad, estaban muy presente en la colección. Así, las siluetas se transformaban en globos a través de frunces y pliegues que marcan escotes, puños y cinturas. Los tejidos aportaban comodidad, sencillez y calidad a los diseños, destacando paños lana, tipo muflón, algodones en tricot, circular y satén, sedas en rasos, tafetas, jaquard y terciopelos perfectos para el frío invierno. Como novedad, la colección incorporaba los materiales impermeables como las lentejuelas y los efectos metalizados que aportan brillo y luz a las siluetas. Sin dejar de lado los enormes corazones.

Como complementos sobresalían los sombreros, realizados principalmente en capelinas de lana, de formas sencillas y divertidas; las gafas de formas imposibles y de grandes tamaños se mezclaban con collares de plata, cristales y esmaltes que aportan a la colección un toque de originalidad. Los bolsos, estampados, en charoles son básicos tanto para el día más informal como para la noche más sofisticada. Y por último, los zapatos, sin adornos y de diversos colores, buscaban la comodidad para el día a día.

MONTESINOS RINDE UN HOMENAJE A MATT-LAMB CON SU COLECCIÓN 'UMBRELLAS'

Francis Montesinos quiso rendir un homenaje al creador, pintor y escultor americano Matt-Lamb con su colección 'Umbrellas'. Arropado por famosos como los periodistas Lydia Lozano y Juan Ramón Lucas, Sandra Ybarra y la elegante Carmen Lomana presentaba unas propuestas que no dejaron indiferente a nadie. El desfile comenzó y terminó con un coro de niños que bailando y cantando a modo de coreografía daban paso a las creaciones de Montesinos a la vez que portaban unos originales paraguas, creaciones del diseñador.



De esta forma, la pintura de este artista se conviertió en la seña de identidad de la colección y en el motor de los valores que transmite el modisto valenciano para las tendencias del otoño-invierno de 2011. Los estampados, sacados de los cuadros del pintor, estaban hechos con colores ocres (marrones, naranjas, beigs y dorados), sin olvidarse de los neutros como el negro, el gris o el blanco. Todos ellos impregnan los diseños como si se tratara de lienzos.

Con estas pinceladas, la mujer de Montesinos se vestía con faldas y vestidos cortos, largos y entallados, con los que transmite una explosión de alegría. Los trajes de chaqueta, los abrigos largos, los jerseys de lana con cuello largo y los ponchos con gorros también tuvieron cabida en la colección femenina de Montesinos. Por su parte, para los hombres presentó trajes de chaqueta, camisas, jerseys de lana y ponchos que le permiten abrigarse para el frío invierno. Y calzados con originales zapatos en punta.

Hilaturas de toda una vida como las rayas diplomáticas, los príncipes de gales con bordados geométricos, espigas de lanas en ocres y arenas, los jacqards en negros combinados con los estampados mosaicos o retablos son los tejidos que utiliza el modista, basándose en la premisa de Matt Lamb de enriquecer e iluminar el mundo.

Como complementos, Montesinos dotó a sus modelos de sobriedad, destacando los leotardos y las medias negras, guantes largos hasta el codo, pulseras y grandes bolsos a modo de maleta.

ROBERTO TORRETTA PRESENTA A UNA MUJER ENTRE EL PASADO Y EL FUTURO

Roberto Torretta fue el encargado de cerrar la segunda Jornada de la Cibeles Madrid Fashion Week, arropado por Ana Rodríguez, ex mujer del presidente del Congreso, José Bono, y la hija de ambos, Ana Bono, la actriz Paula Echevarría, la esposa de Raphael, Natalia Figueroa y el actor Imanol Arias y su novia Irene Meritxel.

Agatha Ruiz de la Prada, Cibeles Madrid Fashion Week
Roberto Torretta


La colección de Torretta para el otoño-invierno de 2011 mezcló lo mejor del pasado con la frescura del futuro, aportando a la mujer una frescura y comodidad necesarios para la vorágine del día a día. Así, jugando con la temporalidad, el modista argentino juega con la silueta femenina impregnándola de diversas prendas.

Los vestidos, las chaquetas toreras y las faldas cortísimas transportaban a la mujer a un viaje que recorre el pasado y el futuro. Se reinventan los trajes con pantalones pitillo o faldas lápiz en lanas fluidas y espigas. Los abrigos, blusas y vestidos se yuxtaponen con pantalones antorcha y faldas levemente plisadas. Dos abrigos de plumas por la rodilla llamaron la atención de los espectadores.

Entre los tejidos destacan toques en piel, cordes de cuero, georgette ligero como una pluma, satín y jersey de lana, que vuelven a transportar a la mujer de Torretta a un viaje en el tiempo.

El desfile se puso fin con un carrusel horizontal, en el que las modelos no cruzaron la pasarela, sino que han realizado un pase horizontal ante la sorprendente mirada de los asistentes.

Los colores de los diseños pasaban de los negros profundos y grises a la frescura de los rojos bermellón, los beiges y verdes frescos. La sobriedad de la colección de Roberto Torretta la marcaron los complementos, en la que sobresalían grandes bolsos de mano hechos de piel, gafas de sol con un toque futurista y largos guantes de cuero.

Copyright © 2021 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de esta web sin su previo y expreso consentimiento.