×
Publicado el
8 feb. 2012
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

CWF presenta su plan de reestructuración

Publicado el
8 feb. 2012

Después de la partida de Chrystel Abadie-Truchet de la presidencia de CWF, el representante de la accionista de la sociedad de vestimenta infantil, junto con el equipo de dirección, había adoptado un vasto plan de reestructuración y de cambios organizacionales. Éste plan acaba de entrar en una nueva etapa en los últimos días, gracias a la presentación ante el comité de la empresa de un plan de reducción de 150 de los efectivos (todos estacionados en Les Herbiers, en Vendée) de los 910 empleados por CWF.

Según Francis Cukierman, presidente de CWF, uno de los dirigentes de Invus, consejero del fondo Artal y accionista de CWF, se trata de adaptar la estructura a la evolución del consumo; especialmente en los países del sur de Europa, en donde CWF tiene una gran representación. Pero también de adaptar a los efectivos de la empresa acorde a esta nueva organización.

La empresa, no obstante, asegura que se pondrá en marcha un plan de salvaguarda de los empleos. De igual forma, subraya su voluntad de proponer transferencias al interior del grupo de ser posible.


Una Boutique de Atelier de Courcelles en Londres


De hecho, CWF se embarcó hace poco más de seis meses en una vasta reestructuración de la empresa, pasando de ser una organización horizontal en la que, por ejemplo, una dirección artística controlaba el conjunto de marcas; a ser una organización por unidad de negocio. Esto significa que de ahora en adelante, “cada marca tiene su responsable, con sus equipos y la responsabilidad de guiar los buenos productos, a buen precio, a buenas locaciones y en buen momento”, explica Francis Cukierman. Cada uno de los responsables de marca trabaja de forma paralela con los servicios comunes: marketing comercial, cadena de suministros, abastecimiento, relaciones humanas, entre otras.

Paralelamente, según la junta directiva, la estructura superior de la empresa era muy lenta y complicada, con muchas idas y vueltas entre la sede de Herbiers y los proveedores para el desarrollo del producto. “No era raro, subraya el presidente de CWF, que un prototipo fuera elaborado en Les Herbiers, fuera enviado donde el proveedor, luego regresara a Les Herbiers y luego una vez más donde el proveedor. Esta fragmentación de tareas era un ejercicio que resultaba ser muy costoso”.

La nueva organización distingue de ahora en adelante los productos con un fuerte valor agregado, cuyos prototipos seguirán siendo elaborados en Les Herbiers. Los demás serán manejados por los proveedores. “Sin modificar, claro está, la calidad y el estilo, era necesario hacer un corto circuito en las etapas, para poder alcanzar precios más bajos –explica Francis Cukierman-. Hasta el día de hoy, los productos de gran y poco volumen, tanto para las prendas de lujo como para las de líneas casuales, eran tratados de la misma manera”.

Para el presidente de CWF, esta reorganización era necesaria para permitir a la empresa resistir la situación económica y, finalmente, para desarrollarse. Por otra parte, todavía según él, ya ha comenzado a dar frutos. “Esta temporada, hemos comenzado a tomar ordenes un mes y medio antes que el período pasado; a partir del primero de diciembre, mientras que antes ocurría cerca del 15 de enero, aclara Francis Cukierman. Esto significa un comienzo temprano en la producción, entregas más rápidas, etcétera. Esto también aligera las acciones, con una reducción del 20% al 10% en acciones residuales. Y será igual a partir de este verano 2012”.

CWF trabaja de igual forma en un nuevo abastecimiento, especialmente en Asia. Con este fin, y a través de su más reciente socio y accionista, el fabricante Sun City, el fabricante de ropa infantil situado en Les Herbiers instaló una base en Shanghái, con el objetivo de administrar un conjunto de fábricas en China. “Allá tampoco se trata de alterar la calidad de los productos, aclara Francis Cukierman. Pero no era normal que los productos más banales fueran fabricados en las mismas fábricas que los productos sumamente elaborados”.

CWF tuvo un volumen de facturación de aproximadamente 158 millones de euros el año pasado, estable con relación al 2010. Cerca del 80% de esta cifra se produjo en Europa, 20% en Asia. “En Europa, Francia, Italia, España, Inglaterra y los otros países europeos, representan cada uno cerca de 20% de las ventas realizadas en el viejo continente, explica Francis Cukierman. Es necesario admitir que el consumo en los países del sur está disminuyendo. Paralelamente, tenemos una fuerte demanda del Medio Oriente, Asia y Rusia”.

La sociedad desarrolló un concepto de venta al por menor, Atelier de Courcelles, que cuenta con quince puntos de venta, de los que son propios el de la avenida Victor Hugo en Paris, dos locales en Londres (en Westfield) y un punto de venta en Milán. Tres puntos de venta asociados deben abrir en un futuro próximo en el Medio Oriente. Francis Cukierman reveló una fuerte demanda de apertura de puntos de venta en los países emergentes. “Trabajamos en una estrategia de distribución en China. Estamos discutiendo especialmente con grupos”, asegura el presidente de CWF.

Otro objetivo de este fabricante de ropa infantil es evaluar el concepto de Atelier de Courcelles para la temporada verano 2013, manteniendo su aspecto de lujo pero tornándolo “más infantil”. Desde ya, las actividades al por menor y al por mayor han sido muy bien diferenciadas con el fin de trabajar más en flujos tensos sobre las ventas al por menor.

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.