×
Publicidad
Por
EFE
Publicado el
14 mar. 2011
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Elie Saab, inspirado en Luis Buñuel, y Rad Hourari cierran la semana de París

Por
EFE
Publicado el
14 mar. 2011

Lola Loscos

París, 9 mar (EFE).- El modisto libanés Elie Saab, con una colección de clasicismo arrebatador inspirada en Luis Buñuel, y el jordano Rad Hourani, con un "no-desfile" parcialmente audiovisual, pusieron el broche final en París a nueve intensos días de Prêt-à-Porter para el otoño-invierno 2011-2012.

La modernidad radical de Hourani (1982), ciudadano jordano formado en Canadá que hoy presentó su primer desfile en el calendario oficial de París y que también muestra sus creaciones en Nueva York, contó entre su público con algunas conocidas 'blogueras', prueba suplementaria de que su inclusión en la agenda del Prêt-à-Porter no tiene nada de casual.


Elie Saab
Propuesta de Rad Hourani

Organizada en una pequeña sala vecina a la plaza de la Bastilla, su 'perfomance' consistió en la proyección de "22 'looks' construidos a partir de seis prendas", dentro de la paleta del negro, con toques de blanco e intensos grises, así como la demostración práctica de cómo fabricar algunos de ellos, siempre unisex.

Los conjuntos Hourani, artista que no reclama para sí tradición alguna, época, inspiración o lugar, hacían pensar en guerreros de otros tiempos, futuros o pasados, portadores de superposiciones de prendas, curvilíneas o rectas, cruzadas en el delantero, abiertas con cremalleras en la espalda, de caída rectangular o trapezoidal, con cuello alto y a veces múltiples solapas.

Al otro lado de la calle Rivoli, junto a la plaza de la Concordia, con el formato de gran desfile que le caracteriza, Elie Saab presentó un invierno de silueta lapicero años 60, ligeramente evasé, sobre altísimos tacones, inspirada en el filme "Belle de Jour", del cineasta español Luis Buñuel, y en el chic más parisino.


Elie Saab
Propuesta del diseñador libanés Elie Saab

Tradición obliga, el modisto de reinas, princesas, millonarias y esposas de primeros ministros y políticos, contó una vez más con una amplia y vistosa representación de sus clientas libanesas y del mundo árabe.

Carla Abu Abdalah, compradora habitual de su Prêt-à-Porter y "para las grandes ocasiones" de su alta costura, subrayó a Efe "el calibre internacional" de este modisto, que "siempre nos sorprende con sus fabulosas colecciones" y que estuvo de nuevo "genial, muy chic, muy femenino", dijo.

Lo hizo esta vez en forma de chales y boleros de pieles sobre vestidos hasta las rodillas; capas cortas, pantalones pitillos, vestidos de pliegue cartera y cintura siempre marcada, construidos en muselina, puntillas o crepe de lana, y también en suntuosos vestidos de noche enteramente bordados.

Preguntado por Efe, el modisto subrayó ante todo su intento de "dar un empuje más fuerte" a los modelos de día, dada la "enorme demanda al respecto de mujeres fieles a la casa".

Gran amante de conjuntos monocolores, aunque siempre incluya vaporosos pases de estampados, esta vez neoflorales o rayados, Saab tiñó el invierno próximo de blanco-plata, rojo cereza, beige-marfil, malva oscuro y negro, por supuesto.

También fue el día X para la marca Louis Vuitton, cuyo modisto, Marc Jacobs, inspiró su colección invernal en el disfraz, la pornografía de la década de los años 40 y los hoteles, con sus camareras, sus policías, sus chóferes y sus criadas, a veces con plumero.


Elie Saab
Propuesta de Louis Vuitton para el otoño-invierno 2011-2012

Audaces transparencias, modosos vestidos por debajo de las rodillas con grandes botones en el delantero y cuellos redondos, y chaquetas de cuatro bolsillos combinadas con gorras de policía, pequeña máscara antifaz lateral y medias hasta los muslos, pero sin falda ni pantalón, fueron algunas de sus propuestas.

Tacones altos, por supuesto, y bolsos, muchos bolsos, de piel o de pieles, a juego con modelos "ad hoc", entallados con grandes cinturones de cuero.

Con el evidente deseo de colmar a una mujer elegante que aspira sin tapujos a estar lo más bella posible, los diseñadores alemanes Johnny Talbot y Adrian Runhof jugaron en ocasiones con la indumentaria masculina, hecha de pantalones de talle alto, anchos y camisa a rayas y sombrero de copa, y modelos ultrafemeninos.

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.