×
Por
EFE
Publicado el
13 mar. 2015
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

HRW denuncia abusos en fábricas subcontratadas por grandes marcas en Camboya

Por
EFE
Publicado el
13 mar. 2015

Bangkok - Human Right Watch (HRW) denunció hoy la violación de los derechos laborales en fábricas del sector textil de Camboya subcontratadas por marcas internacionales, incluido el uso de menores como mano de obra o la discriminación de embarazadas.

"Las mujeres se llevan la peor parte de las violaciones de los derechos laborales" ya que suponen "el 90 por ciento del total de los trabajadores", dijo la investigadora de HRW, Aruna Kashyap, en un comunicado.


Foto: AFP


En el informe "Trabaja más rápido o vete" -basado en entrevistas a trabajadores, activistas, sindicatos y representantes de las empresas y del gobierno- la organización expone varios casos de explotación como la negativa a dar bajas por enfermedad o maternidad.

"Pidió la baja y se la negaron (...) Lloraba de dolor pero continuó trabajando porque tenía miedo de que no le renovasen el contrato", según el testimonio de Lay Thida sobre una compañera embarazada y empleada por una subcontrata de Marks and Spencer.

Otra de las entrevistadas, Nheoum Soya, reconoció que decidió "abortar para poder ir a trabajar de nuevo".

Según HRW, muchas compañías no renuevan los contratos de corta duración, que según la ley camboyana deben encadenarse hasta los dos años, para evitar pagar bajas por maternidad y otros beneficios, y como mecanismo para coartar posibles reivindicaciones laborales.

"(Los trabajadores) no quieren unirse a los sindicatos porque estamos preocupados por la renovación. Tenemos familias que mantener", indicó Tola Sovann, que trabaja para una subcontrata de Joe Fresh.

Kashyap señaló que Camboya dispone de una ley "bastante estricta" que protege los derechos de los trabajadores pero advirtió de que muchas fábricas la incumplen, sobre todo las pequeñas plantas subcontratadas por grandes empresas.

"Muchos de los peores abusos ocurren en las fábricas más pequeñas (...) porque nadie las controla, incluyendo al Gobierno", dijo la investigadora de HRW.

Desde 2001 las condiciones laborales en las empresas exportadoras del sector textil camboyano están controladas por Better Factories Cambodia (BFC), organismo creado en contrapartida al acuerdo que dio acceso a productos manufacturados en Camboya a Estados Unidos.

La supervisión solo alcanza a las fábricas más pequeñas cuando las grandes marcas las reconocen como proveedoras y pagan por los servicios a BFC.

"(Las marcas) tiene un montón de peso, y pueden y deben hacer más para asegurar que sus contratos con las fábricas textiles no participan en abusos de los derechos laborales", insistió Kashyap, que atribuyó la responsabilidad principal al Gobierno.

Adidas es una de las marcas que aceptó los problemas denunciados por HRW - Adidas


H&M, Gap y Adidas -que desde 2009 también publica su lista de proveedores- fueron las únicas marcas que admitieron los problemas denunciados por HRW y se comprometieron a promover y proteger los derechos laborales en sus subcontratas.

Loblaw (propietaria de Joe Fresh) y Armani evitaron responder a la organización.

El sector textil supuso el 71 por ciento de las exportaciones de Camboya en 2013.

Los trabajadores lograron en noviembre un aumento del salario mínimo a 128 dólares (121 euros) tras meses de movilizaciones, pero BFC denuncia el aumento del número de contratos de corta duración desde 2011. 

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.