×
Por
EFE
Publicado el
27 ene. 2010
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Kenzo y la Maison Martin Margiela -sin Martin Margiela- deleitan a su público

Por
EFE
Publicado el
27 ene. 2010

París, 23 ene (EFE).- Kenzo ofreció hoy uno de los mejores momentos de la tercera jornada de colecciones masculinas de París, junto con la Maison Martin Margiela, creadora de una escenografía tan interesante como sus diseños para el hombre del otoño-invierno 2010-2011.


Kenzo otoño-invierno 2010/2011 - Photo : PixelFormula

Era la primera presentación en público desde que el modisto Martin Margiela dejase oficialmente el pequeño imperio de lujo en el que terminó convirtiéndose, éxito tras éxito, la pequeña firma cofundada hace 22 años con su nombre.

El momento era pues crucial para esta firma propiedad desde 2003 del grupo Diesel, que tradujo la próxima temporada invernal en una increíble y amplia paleta de grises.

Muy presentes también en todo momento, el negro y el blanco fueron los otros dos únicos colores del prometedor invierno 2011 de Margiela.

El punto de partida, explicó a Efe el equipo firmante de la colección, fue una fotografía en blanco y negro de un grupo de personas sentadas en un restaurante contemplando algo. Poco importa saber cuándo o dónde fue tomada.

La foto, "de los años 50 o 60", encontrada en un banco de imágenes y agrandada a tamaño natural, presidía la sala del desfile, que en realidad era una prolongación suya, con similares mesitas y sillas, en las que al final también se sentaban los modelos, una vez terminado su pase.

Vestidos con su habitual bata blanca -color fetiche de la casa que envuelve siempre casi todo de blanco, mobiliario incluido- los miembros de la "Maison", que desde hace años firman anónimamente las colecciones recibieron a sus invitados.

En los nueve breves desfiles presentados a lo largo del día, cada una de las 26 siluetas era una nueva versión de la infinita variación de negros, grises y blancos buscada.

Abundaron los motivos gráficos y monocolores por igual, en conjuntos monocolores, bi o tricolores, siempre dentro de la gama de negros, grises y blancos.

Ajustados pantalones grises bordados de lentejuelas, blusas, camisetas y camisas de cuero negro, estampados de cuadros, rayas y pastillas, éstas "micro-perforadas"; cinturones ultranchos, chalecos o camisas de escote drapeado en V en conjuntos sin un ápice de feminidad, fueron algunas de las múltiples ideas de la colección.

Por su parte, el modisto italiano Antonio Marras, gran fan de cine que llegó a Francia hace seis años y "redescubrió entonces a los realizadores franceses", según comentó a Efe, optó por presentar en su propia sede una colección con la que quiso rendir homenaje a Francia a través del cineasta Jacques Tati.

"Para los 40 años de Kenzo, que se cumplen este año, me dije que debía comenzar con algo que fuese absolutamente francés", subrayó al término de su desfile.

Así surgió esta colección, en la que el azul fue uno de los colores dominantes, con toques de rojo en algunos casos, principalmente en accesorios; que es "el homenaje a Francia de un italiano", añadió.

Su inspiración partió en particular del filme "Mon Oncle", fascinado por su lado poético y anarquista.

El secreto de Antonio Marras fue el saber transformar una obra de la década de los años 60 del siglo pasado en una colección tan contemporánea como la mostrada hoy.

"Eso es mi trabajo, soy un modisto obsesionado con los detalles, el color, el botón, la cintura, los calcetines", que empieza a trabajar sobre una cantidad impresionante de material, para luego ir "concentrando y enfocando la atención sobre las cosas importantes, y ese es el resultado", añadió.

De su colaboración en la lucha contra el sida, en favor de Sidaction, comentó su deseo de hacer algo "muy concreto", como piensa que es también la moda.

Tras conversar con personalidades como Pierre Bergé, fundador de la firma Yves Saint Laurent, personalidad francesa muy activa en la materia, surgió la idea de lanzar una ropa interior masculina dotada de un pequeño bolsillo porta-preservativo, exterior y bien visible.

El objetivo es recordar que tanto para los hombres como las mujeres el preservativo es "el único medio de protegerse del virus y proteger a aquellos que amamos", reza el comunicado enviado a la prensa.

Lola Loscos

© EFE 2023. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.