×
Por
EFE
Publicado el
5 oct. 2009
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Natalia Vodianova presenta en el Crillon su colección de lencería para ETAM

Por
EFE
Publicado el
5 oct. 2009

París, 5 oct (EFE).- La sexta jornada de colecciones de París para la primavera-verano 2010 trajo hoy una decena de desfiles y algunas presentaciones especiales, como la de la nueva colección de lencería ETAM de la modelo rusa Natalia Vodianova, en el hotel Crillon.


Colección Natalia para Etam

Los organizadores del evento se vieron superados por el éxito y un continuo flujo de periodistas pasó por la suite donde la esposa del aristócrata británico Justin Portman y madre de sus tres hijos recibía a la prensa y exponía sus ideas sobre lencería.

Esta enigmática belleza rusa de 26 años, que de niña vendía fruta con su madre en el mercado de su ciudad natal, Nizhny Novgorod, y cuyo destino de Cenicienta la ha izado a las mejores pasarelas del mundo, recibía en un lujoso salón con vistas a la plaza de la Concordia.

Lucía ella misma para la ocasión dos modelos superpuestos de su colección.

El más visible una combinación roja de manga corta estampada con sus flores favoritas, las amapolas, y un cinturón-corsé negro tan ancho que ocupaba gran parte del torso.

El conjunto se completaba con la que es sin duda la prenda más sexy y espectacular de toda la "Collection Natalia", un "body" negro completo de puntillas floreadas, de manga larga y cuello cerrado, sujeto bajo el talón por la planta de los pies.

Pertenece a la línea "Tender Rose", creada con el objetivo de servir de segunda piel y "resaltar todo el esplendor del cuerpo femenino", dijo Vodianova, quien se declaró gran admiradora del modisto Christian Lacroix.

Sobre la combinación roja que llevaba y el papel principal que en ella ostentaba el estampado de amapolas, la modelo evocó su amor por esta flor, que le gusta tanto como para haberla plantado en abundancia en su jardín inglés.

Comentó que había pensado en la amapola para estos diseños destinados a ser utilizados durante el invierno, pues saldrán a la venta a finales de mes, para "compensar el frío" con esta flor que a ella le recuerda el calor, la primavera, el baile y también la pasión.

Con otra de sus líneas invernales, "Maya", quiso rendir homenaje a la bailaría Maya Plisetskaya, personalidad fuera de lo común, que tanto le impresionaba de niña, explicó.

El director de imagen de ETAM, Jean-François Mura, subrayó a Efe la gran implicación de la modelo y primera embajadora oficial de la firma en la creación de esta colección, que, como ella comentó también a la prensa, se inspira en la danza, bajo "todas sus formas".

"Siempre me sentí atraída por la danza, por los espectáculos, pero por la actividad misma", por la interacción entre música, movimientos, bailarines y público, resaltó.

Para Vodianova esta "abolición" o "superación" de fronteras resulta "graciosa y mágica", justo lo que ella quiso ofrecer en su intento de romper barreras entre una indumentaria íntima y cotidiana, entre confort y elegancia, juego y seducción.

Otras figuras de la moda y la cultura también vinieron hoy a París para participar de una u otra manera en la semana de colecciones, en especial el Beatle Paul McCartney, que aplaudió en directo una vez más las creaciones de su hija, Stella McCartney.

Le acompañaban en el gesto ante la misma pasarela las actrices Charlotte Rampling y Gwyneth Paltrow.

Para el próximo verano, la modista británica lanzó la idea de una mujer alegre y vital, llena de fuerza, siempre impecable, cuando luce shorts cortos y ajustados, en texturas brillantes, o vaporosos vestidos rojos de tirantes.

Escotados "tops" de puntillas, blancos nacarados, escotes diagonales o palabra de honor, para vestidos estructurados de colores fuertes, como el azul noche, fueron otras de sus grandes propuestas.

La firma Leonard, a cargo de la diseñadora belga Véronique Leroy, continuó con los estampados de rigor en esta firma especializada en una moda jamás monocolor, que hoy mezcló negros y blancos y, sobre todo, abundantes gamas de marrones, beiges, cremas y camellos, en ocasiones con algunos toques de azul celeste.

Con ellos decoró vaporosos vestidos largos, abiertos enteramente por delante, cerrados y adornados con un escote palabra de honor, o vestidos cortos drapeados y ajustados.

Por su parte, los diseñadores japoneses Kaito Hori e Iku Fukudate, para la firma Commuun, trabajaron a fondo el negro y el blanco, en vestidos y conjuntos pantalón, combinados, aunque no siempre, con prendas de colores vivos, amarillo, lila o azul.

Lola Loscos

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.