×
271
Fashion Jobs
Por
EFE
Publicado el
20 ene. 2014
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Schiaparelli revive con Zanini

Por
EFE
Publicado el
20 ene. 2014

París - La fantasía y el surrealismo de Elsa Schiaparelli retomaron hoy la pasarela de París con el primer desfile en casi sesenta años de esta casa, que ha despertado con el diseñador Marco Zanini, apoyado por el empresario Diego Della Valle.

"Quería mostrar todos los elementos de la personalidad de Schiaparelli: excentricidad, elegancia y 'chic'", aseguró tras el espectáculo Zanini, quien fue nombrado director creativo de la firma a finales de septiembre, tras su trayectoria en Rochas, Versace y Halston.

El reto al que se enfrentaba no era menor: actualizar los códigos de una modista que se instaló en París en 1922, lo que le permitió sumergirse en unas efervescentes vanguardias.

En ese periodo de ruptura, ella introdujo cremalleras visibles en las prendas, el uso del fucsia y la incorporación de motivos innovadores, como los insectos.

Schiaparelli Alta Costura p/v 2014 | Foto: Pixelformula


¿Cómo ha conjugado Zanini lo que hace casi un siglo se consideraba excéntrico con las tendencias actuales? Ha apostado por las formas puntualmente exageradas, los estampados pintados a mano con motivos del universo de Schiaparelli y ha escondido pequeñas sorpresas en sus modelos.

Al dar la vuelta a una aparentemente simple chaqueta negra de corte masculino, surge una nueva prenda -más divertida- recubierta de plumas de avestruz.

La apertura de este desfile íntimo, que se celebró en las inmediaciones del histórico taller de la modista italiana en la Plaza Vendôme, corrió a cargo de una modelo con un sombrero de pirata sobre un vestido en crepé de seda, estampado con estrellas en azul real, marfil y el icónico "shocking pink" de Schiaparelli.

La colección de muselinas fue muy fluida, con drapeados que convivieron con siluetas de inspiración exótica, como los pantalones de cintura alta con dibujos de tribus africanas.

Cuando fueron trajes construidos, como el conjunto de chaqueta y pantalón de brocados irisados en dorado y verde agua, un detalle rompió la rigidez: en este caso unas mangas negras híperabullonadas que se estrecharon en la mano bajo un bordado de cangrejo.

Un vestido largo, holgado y recto como una camiseta, brilló en rayas bordadas de lentejuelas en mil colores, entre los que predominó el rosa.

Los manguitos de un bolero blanco fueron esféricos -sí, casi como pompones de drapeados de seda-, mientras que las sandalias planas en piel de cocodrilo se incorporaron a esta nueva página de Schiaparelli, quien falleció en 1973, después de haberse retirado en 1954.

El saber hacer artesano que esconden estas prendas está en consonancia con las expectativas de la Alta Costura. Un modelo de lunares pintados a mano con una larga falda con vuelo y superficie abullonada necesitó 190 metros de tela y 2.000 horas de trabajo para presentarse al público.

En este recital fantástico y contemporáneo, las joyas representaron el papel del surrealismo, como muestran las hiedras que envuelven el antebrazo como brazaletes y un broche de mosca en un sombrero de años 20.

Los tocados no se quedaron atrás, con sus antenas de estrellas o sus envolventes plumas de colores.

Una novia con pantalón y chaqueta bordada con palmeras clausuró este desfile, que incluyó 19 diseños, con un guiño más a Schiaparelli: estaba cerrada con una cremallera en la espalda.

"Estaba la imagen de Schiaparelli que imaginaba, con algunos estampados y su originalidad", aseguró al final de la presentación la cantante Carla Bruni, quien precisó que también lo pueden vestir "las mujeres de hoy en día".

Coincidió en esta opinión con el modisto Jean Paul Gaultier, quien definió la colección como "romántica y, al mismo tiempo, muy actual".

"Espero haberlo hecho bien", confesó Zanini entre las bambalinas de un "backstage" que le felicitaba por su trabajo. Todo apunta a que sí, ha superado la prueba.

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.