×
Por
EFE
Publicado el
5 oct. 2010
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Ungaro muestra lentejuelas y Stella McCartney piernas al descubierto en París

Por
EFE
Publicado el
5 oct. 2010

París, 4 oct (EFE).- Lentejuelas y plumas de avestruz con Ungaro, plisados volátiles y abiertos que desnudan las piernas al andar con Stella McCartney y cataratas a ritmo de tango con la firma Zucca sembraron en París ideas muy contrastadas de cómo será el verano 2011.


McCartney, Emanuel Ungaro
Stella McCartney

El diseñador japonés Akira Onozuka ofreció rotundo y poético placer en el Convento Des Cordeliers, dentro del recinto universitario de París-Descartes, cuyas paredes se convirtieron hacia el final de su desfile en pantalla gigante donde tomaron vida unas inmensas cataratas.

Las mismas que ilustraban la tarjeta de invitación de este creador japonés que hace unos años inspiró su colección en Andalucía, y que presentó parte de sus ideas para el verano próximo a ritmo de tango.

A juego con la música, las maniquíes lucían una cabellera engominada y brillante, absolutamente recogida en un moño posterior, y zapatos de tacón muy alto, con plataforma compensada o tipo botín, pero sólo hasta el inicio de los tobillos.

Asimetrías, faldas cortas o largas, abundantes plisados, pequeños y múltiples volantes horizontales, pantalones muy ajustados y entallados en la cintura, mezclas de texturas, de lentejuelas, tules y muselinas opacas, y de colores, como el azul muy vivo y el azul marino, formaron parte de la propuesta estival de Zucca.

Onozuka dio al negro un papel muy importante para el verano que viene, de día o de noche, para salir a pasear o para acudir a la fiesta más sofisticada; pero también al azul y al blanco roto, y al tul transparente, bordado con pequeños cristales relucientes.

Stella McCartney tomó de la moda masculina la americana para platearla levemente y combinarla con vestidos largos de noche en los mismos tonos, abiertos para dejar al descubierto las piernas.

Con Ungaro, las plumas bordarán las faldas de un conjunto, o tomarán forma de bolero, mientras que los pantalones anchos, de exquisito blanco roto, se combinarán con pequeños jerséis de punto.

También dentro de la agenda oficial de desfiles, la lista del día incluía hoy otros nombres de prestigio como Giambattista Valli, Chloé, Commuun, Vanessa Bruno e Yves Saint Laurent.

Más allá de la agenda oficial de colecciones de París, entre la multitud de eventos paralelos organizados con ocasión del Prêt-à-Porter para la primavera-verano 2011, una de las grandes promesas españolas, el modisto Joaquín Trías, comenzó a presentar sus creaciones.

El nieto de Cristina Sartorius y Frida Trías, fuertes personalidades que le iniciaron en el mundo de la elegancia, según sus biografías, trajo por primera vez a París su colección, poco después de haber desfilado con ella en Nueva York, donde afianza posiciones cada temporada desde que debutó en sus pasarelas, en septiembre de 2009.

En la capital francesa Joaquín Trías organizó un "show room" en el lujoso hotel Hyatt Regency Madeleine para acercarse a los compradores y periodistas internacionales y presentarles su colección "Seized Movement" (Movimientos incautados).

Conjunto impecable de prendas estructuradas, teñidas de rojo, naranja, blanco, beige, tierra, café y óxidos; de soberbia y rigurosa elegancia, fruto de "un estudio del impacto del aire contra el cuerpo, y de su efecto dinámico sobre la tela", según resumió su creador.

La pureza lineal de cada modelo, su aparente simplicidad, su carácter atemporal, hecho visiblemente para durar, no para pasar de moda, permiten sospechar la complejidad técnica necesaria que exigió su realización.

De otro lado, los salones de otro lujoso hotel, el Crillon, en la plaza de la Concordia, acogían igualmente entre otras colecciones y "show rooms" los de la joven marca "Mal-Aimée", obra de Léonie Hostettler y Marius Borgeaud, quienes trabajaron junto a Olivier Theyskens y decidieron lanzar ahora su propia colección.

Las delgadísimas portadoras del estilo "Mal-Aimée" disfrutarán con sus historiados "bodys" transparentes con hombreras, o bordados; sus vaqueros muy ajustados, claveteados en los laterales, o sus vestidos "patchwork", celestes, rosas y amarillos, sin mangas pero con cuello alto.

Lola Loscos

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.