×

Vivarte cambia de consejero delegado

Publicado el
today 30 oct. 2014
Tiempo de lectura
access_time 2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

El miércoles, Vivarte firmó un acuerdo para su reestructuración financiera, en manos ahora de un grupo de fondos de inversión que, durante una reunión del consejo, habrían forzado la salida de Marc Lelandais de la presidencia del grupo.

El grupo, propietario de marcas como Naf Naf, Kookaï o Minelli, entre otras, firmó a finales de julio un acuerdo de reestructuración que concluyó en una liquidación de la deuda de 2.000 millones de euros y en la conversión de la deuda en capital. Además, el grupo cuenta con 500 millones de euros de financiación aportada por los nuevos accionistas.


Con la firma de “closing”, más de un centenar de fondos pasan controlar Vivarte, entre los que destacan Oaktree, Alcentra, GoldenTree y Babson.

“Tras reducir la deuda y el número de acreedores (de 160 a 113) y conseguir sanear la estructura financiera, el grupo vuelve a contar con los recursos financieros necesarios para impulsar su desarrollo y su transformación estratégica”, declara Vivarte en un comunicado.

Cabe destacar que el documento que anunciaba al personal del grupo la firma del “closing” estaba firmada por “La dirección” y no por Marc Lelandais como hasta ahora.

Este mismo jueves, Vivarte ha anunciado la composición del nuevo consejo de administración así como la identidad de su nuevo presidente y consejero delegado, Richard Simonin, nombrado a finales de septiembre director general delegado del grupo.

Marc Lelandais, que se incorporó al grupo en 2012 tras haber dirigido Lancel, puso en marcha una estrategia de relanzamiento que no ha logrado frenar la fuerte degradación de los resultados del grupo.

Las ventas se han reducido de manera progresiva, así como los resultados, lastrados principalmente por La Halle, una marca que Marc Lelandais quiso relanzar y que comportó una fuerte inversión convirtiéndola en una gran tienda que distribuye las segundas líneas de las marcas del grupo.

El EBITDA (resultado bruto de explotación), de 480 millones de euro a finales de agosto de 2011, se desplomó hasta los 327 millones de euros dos años más tarde, con una caída de 71 millones para La Halle. La rentabilidad de la marca pasó de un 12% en 2011 a un 2,6% en 2013.

Al final del último ejercicio, cerrado el pasado 31 de agosto, El Ebitda quedó fijado en los 175 millones de euros.

Los sindicatos han mostrado su preocupación por el futuro del grupo, que cuenta con una plantilla de cerca de 20.000 trabajadores en Francia. “Desconocemos las intenciones de los nuevos propietarios, con un perfil más financiero que industrial”, declara para Reuters Jean-Louis Alfred, delegado del sindicato central francés CFDT.

Jean-Paul Leroy (con Reuters)